Nutrientes, vitaminas y minerales – ¿De qué está hecha tu comida?

 

 

 

Los nutrientes son los componentes fundamentales de todo lo que tu cuerpo necesita para funcionar de la mejor forma posible. Sin ellos no podemos producir la energía que nuestro cuerpo necesita para mejorar. Asegurarse de que tenemos una correcta nutrición es mucho más que comer 5 veces al día y pensar que por eso tenemos una dieta equilibrada. Si quieres lograr una nutrición óptima, primero tienes que saber la teoría. Así que olvídate del contador de calorías por ahora (hablaremos de esto más adelante) y echemos un vistazo a la ciencia.

Para mucha gente aprender todos los datos nutricionales sobre el cuerpo (sus intrincados sistemas y sus delicadas necesidades) puede ser demasiado. La mayoría de nosotros no somos culturistas profesionales, por lo que tendemos a no molestarnos. Para muchos de nosotros, puede tener más sentido pensar en el cuerpo como un motor. Todo lo que tienes que hacer es poner la gasolina y empezará a moverse. Simple, ¿verdad? Pero cuando se trata de un sistema tan complejo como el cuerpo humano corremos el riesgo de dañarlo. Por lo tanto, debemos adoptar una perspectiva diferente.

Según Mechanics 101, antes de salir a hacer un viaje largo deberíamos revisar el aceite, la presión de las llantas, las luces de freno, etc. Si hacemos esto con nuestros coches, ¿por qué no hacerlo también con nuestro cuerpo? Al fin y al cabo solo tenemos uno y tiene que durar. El problema es que nuestros cuerpos son bastante resistentes. Incluso si los tratamos mal, algo que mucha gente hace, tienden a seguir funcionando. Muchas personas simplemente lo aceptan porque por ahora las cosas van bien. Pero en Vegavero no nos gusta vivir una vida que simplemente “está bien”. Nuestra misión gira en torno a la idea de que la vida no se trata de  sobrevivir, sino de saber que puedes mejorar.

La dificultad aquí radica en saber exactamente qué alimentos contienen qué nutrientes y qué efecto tiene cada uno de esos nutrientes en tu cuerpo.

Queríamos simplificar ese proceso porque si empezáramos a pensar en cada posible alteración de nutrientes en cada comida que consumimos tardaríamos tanto que probablemente moriríamos de hambre. Por eso creamos nuestra gama de vitaminas y suplementos especializados, para ayudarte a elegir entre los nutrientes que crees que podrían faltar en tu vida cotidiana.

La mejor manera de hacerlo es dividir nuestra nutrición en dos grupos clave: macro y micronutrientes.

Macronutrientes

Los macronutrientes son las grasas, proteínas y carbohidratos. Son responsables de la producción y almacenamiento de energía.

Carbohidratos

A pesar de todo lo que puedas oír sobre los carbohidratos, son absolutamente el subgrupo más importante para producir energía. Son vitales para proporcionar las calorías que necesitamos para pasar el día y vienen en dos formas: simples y complejos.

Los carbohidratos simples son los azúcares, la energía instantánea de acción rápida para ponernos en marcha. Normalmente estos carbohidratos simples se dividen también en dos subcategorías: naturales y refinados. Esta es básicamente la diferencia entre comer una naranja y una barrita de chocolate: las fuentes naturales de azúcar como la fruta y los jugos de frutas son ricas en calorías y, a menudo, altas en nutrientes clave. Por ejemplo, una naranja es una gran fuente de vitaminas A y C. Por otro lado, una barrita de chocolate es un azúcar refinado, un alimento alto en calorías pero bajo en nutrientes.

Los carbohidratos complejos son los almidones: patatas, pasta, panes y cereales. Su compleja estructura química los hace más difíciles de descomponer y liberan su energía durante un período de tiempo más largo. A menudo aportan un beneficio adicional como fuente de fibra dietética.

Proteínas

Aparte de generar músculos, las proteínas son absolutamente vitales para otros propósitos ya que son esenciales para la estructura, función y regulación de los tejidos y órganos del cuerpo. A nivel básico estas proteínas están formadas por aminoácidos que participan en innumerables funciones corporales. Incluso nuestro ADN consiste en parte en proteínas. Las proteínas ayudan a mediar en los impulsos nerviosos y controlan el crecimiento y la diferenciación de las células.

Grasas

La función de las grasas es principalmente el almacenamiento de energía. Triglicéridos, colesterol y otros ácidos grasos esenciales -egrasas que el cuerpo no puede producir por sí mismo- almacenan energía y protegen nuestros órganos vitales. Además, algunos micronutrientes importantes solo se pueden almacenar adecuadamente y funcionan solo en combinación con la ingesta de grasas. Las llamadas “vitaminas liposolubles” -A, D, E y K- se almacenan en el hígado y en los tejidos grasos.

Nährstoffe

Micronutrientes

Estos son los elementos esenciales de tu nutrición e incluyen vitaminas, minerales y fitoquímicos. A diferencia de los macronutrientes, estos no proporcionan energía, pero aun así deben ser absorbidos por el cuerpo porque permiten el funcionamiento correcto de las funciones diarias del cuerpo.

Vitaminas

Las vitaminas son compuestos orgánicos de alimentos de origen animal o vegetal. Hay 13 vitaminas diferentes que controlan e influyen en una variedad de funciones y procesos en el cuerpo. Estas son C, A, D, E, K y las vitaminas B (tiamina, riboflavina, niacina, ácido pantoténico, biotina, B6, B12 y ácido fólico). Las vitaminas tienen diferentes funciones: prevenir infecciones, mantener el tejido nervioso sano, facilitar al cuerpo la obtención de energía de los alimentos o a la correcta coagulación de la sangre.

Minerales

Los minerales son compuestos inorgánicos que también se encuentran en alimentos de origen animal o vegetal. Sin ellos muchas funciones del cuerpo no serían tan efectivas como lo son. Piensa en ellos como el aceite que mantiene la máquina en marcha sin problemas. Algunos minerales, como el yodo y el flúor, solo se necesitan en cantidades muy pequeñas. Otros, como calcio, magnesio y potasio, se necesitan en grandes cantidades.

Fitoquímicos

La astaxantina es el antioxidante más poderoso del mundo. Dependiendo de cuanto sepas sobre nutrición, puede que hayas oído hablar de los fitoquímicos. Si estás familiarizado con el tema sabrás que tienen origen vegetal.

Los fitoquímicos son compuestos formados por las plantas que sirven principalmente para proteger contra plagas y enfermedades, como un regulador de crecimiento o como un color, fragancia o saborizante de la planta en cuestión. Esta es la razón por la cual el café tiene un sabor amargo.

En pocas palabras, son nutrientes no esenciales, lo que significa que no son esenciales para la vida. Sin embargo, las plantas producen estas sustancias para protegerse. Además, investigaciones recientes demuestran que también pueden protegernos a nosotros, los humanos, contra las enfermedades.